1.9 C
Centenario
lunes 4 julio 2022
NqnProvincia

Editorial: Bertoldi gobierna Centenario como en una especie de “serrucho en bajada”.

Crediguia
Legislatura

Las más leídas

Choque en el Casco Viejo: los conductores de los dos vehículos estaban alcoholizados

En horas de la noche del domingo 03 sobre calles Chile y Río Neuquén impactaron una Ford...

Silvina Batakis será la nueva ministra de Economía

La secretaria de Provincias del Ministerio de Interior y ex ministra de Economía de la provincia de...

Amenazó a la propietaria de un comercio del Casco Viejo y le robó dinero

El sábado en horas del mediodía una mujer fue asaltada por un delincuente cuando se encontraba en...

Vecinos denunciaron arrojo de líquidos cloacales al río: ¿Qué dijo el municipio?

En los últimos días se conocieron imágenes y un video en el que vecinos del sector de...

Por Sebastián Krapp

El intendente volvió de Buenos Aires. Y pareciera que trajo un aluvión de obras y anuncios, aunque todos de difícil concreción.

El grave contexto político del Gobierno Nacional, la inflación y por ende el aumento de los precios, (incluidos los presupuestos de la obra pública), la falta de recursos,  sumado a la crisis de conducción partidaria de su propia fuerza dividida en al menos dos bandos, le complican la concreción a futuro de cada anuncio que realiza.

Bertoldi gobierna Centenario como en una especie de “serrucho en bajada”. Serrucho, porque ejecuta la mitad de su gestión “haciendo la plancha”, dejando caer y descuidando todo para acumular recursos y luego al sentarse en una “torta” de plata generada por esto, reactiva la obra pública meses antes de las elecciones, apostando cada vez, al cortoplacismo de la memoria del electorado tratándolos como una masa maleable con memoria de pez. Un sube y baja, que si fuera un gráfico lo veríamos como los dientes de un serrucho. Y en bajada porque, gestión tras gestión aplicando esta táctica electoralista cíclica, agrava los problemas estructurales de fondo de Centenario y por ende la conflictividad social.

La pandemia también favoreció ésta tendencia de acumular fondos para luego ponerlos en la calle meses antes de las elecciones. Durante los dos años del Covid, se suspendieron actividades culturales, deportivas y sociales entre otras. Por ende la comuna “ahorró” esos recursos. Recursos que fueron direccionados a su discreción a otras áreas aún inciertas,  ya que ésta misma gestión vetó la ordenanza de acceso a la información pública, creando así un cerco informativo a los números del gasto municipal y su rendición.

Cuando la preocupación es ejecutar obras de alto “impacto estético” como asfalto, plazas y paseos, se descuidan otras que cambian realmente la calidad de vida de la población, pero que son onerosas y al ir algunas “bajo tierra” a su entender, no suman votos. Esto ha ocasionado que uno de sus bastiones electorales más fuertes se empiece a   cuestionar la efectividad de este gobierno en el propósito de mejorarles la calidad de vida. Cada precio que sube por la gestión de su propio sello político, cada plan social que no alcanza, cada invierno que pasan sin gas o veranos sin agua, cada sumidero en vez de cloaca, cada colectivo que no llega para ir a la escuela, la salud que se aleja y cada bala que esquivan en su cuadra, despierta en el consiente de los sectores más necesitados la pregunta si éste es el modelo de gobierno que les conviene para el futuro sus hijos.

legislaturaneuquen GSP ATEN Perfil TRAPEM CERVEZA FONTINA Maderas el sol Ramona Carniceria
Advertisment ad adsense adlogger